Compartir:
Este producto se suministra bajo pedido. Al tratarse de un producto exclusivo y/o fabricado bajo demanda no es posible ni la cancelación ni el reembolso del mismo.
Este producto es una maqueta para ser ensamblada por personas adultas; incluye todas las piezas y partes indicadas, pero no incluye pegamento ni pinturas que puedes adquirir por separado en SpotModel.
Este Ferrari 308 se hizo famoso porque fue utilizado en 1978 por el actor Paul Newman en algunas carreras nacionales del campeonato SCCA. La idea era repetir en la temporada de 1979, pero la historia no quiso que eso pasara...

Detalles adicionales para el/la maqueta de coche Ferrari 308 GTB:
  • Fabricado por Arena Modelli en escala 1/43 con la referencia ARE1250.
  • Perteneciente al Equipo Ramsey Racing.
  • Patrocinado por Budweiser.
  • Pilotado por Paul Newman con el dorsal 75
  • Representación del vehículo que participó en el SCCA Trans-American Championship en 1978.
  • Incluye fotograbados, piezas de resina, piezas de goma, piezas de metal torneado, calcas de agua, piezas de metal blanco y manual de instrucciones.
  • El embalaje mide 85 mm x 147 mm x 64 mm (ancho x fondo x alto), y pesa 104 g.
  • Comentado en los boletines de novedades 558 y 568.

Solo hay unos pocos Ferrari 308 que hayan participado en competición. El equipo NART, por ejemplo, hizo participar un 308 GT4 en las 24 Horas de Le Mans en 1974 y 1975, mientras que Michelotto construyó 16 unidades del 308 GTB Grupo 4 y Grupo B de rallys a finales de los 70 y principios de los 80. Pero hay otro 308 de competición importante, construido en Norte América, que quizás no sea tan famoso, pero que tiene una gran historia. Este modelo de 1976 fue el primer 308 GTB que llegó a los EE. UU. Además, apareció en la portada de Road & Track y fue conducido por el actor Paul Newman, a lo cual colaboró un potente patrocinador como Budweiser.

Realmente, no es que este Ferrari consiguiese grandes resultados en competición, pero su historia es digna de contar, y realmente comienza a principios de la década de 1970 cuando Ferrari estaba en serios problemas en los Estados Unidos.

Tras la desaparición del modelo Daytona, las normas de seguridad y emisiones redujeron sustancialmente las ventas de Ferrari en Estados Unidos. El sucesor del Daytona, el 365 GT4 BB, no cumplía con los requisitos federales y no se pudo vender en EE.UU., y el nuevo 308 GT4 de 1973, propulsado por el primer motor V8 de carretera de Ferrari y diseñado por Bertone, tuvo inicialmente unas flojas ventas, sin duda debido en parte a que en vez del emblema de Ferrari montaba la insignia de Dino (de hecho, a los concesionarios norteamericanos se les acabó proporcionando un kit de actualización que incluía insignias de Ferrari para reemplazar los emblemas de Dino). Y entonces, en 1975, Ferrari presentó el 308 GTB.

La nueva berlinetta de dos asientos fue diseñada por Pininfarina, y el taller de Sergio Scaglietti, que había carrozado a muchos de los primeros autos de carreras de Ferrari y ahora era propiedad de Ferrari, vistió los primeros 700 308 GTB con fibra de vidrio (luego la carrocería pasó a ser de metal). Cien de estos autos de fibra de vidrio estaban destinados al mercado estadounidense.

Pero antes de que el primer 308 GTB oficial llegara a América del Norte, Ray Ramsey, entonces propietario de Ferrari en San Francisco, usó una exención en la ley de los EE. UU. para importar la unidad de nuestro Ferrari protagonista. Ramsey, que había comprado el 308 en mayo de 1976 a un distribuidor en Roma, invitó a la revista Road & Track a probar el auto, siendo el ex piloto de Fórmula 1 Bob Bondurant el encargado de conducirlo. Bondurant fue muy elogioso con el nuevo Ferrari. “Esto es mucho mejor que un Daytona”, escribió. “Con el 308 puede simplemente conducir y no preocuparse de que el automóvil haga algo impredecible en medio de una curva. El 308 es probablemente el mejor auto deportivo que he manejado… quiero uno”.

Sin embargo, cuando la revista llegó a los quioscos, el 308 ya se había estrellado. Ramsey había participado en el Virginia City Hillclimb con Bill Cooper, un instructor de la Escuela de Conducción de Alto Rendimiento Bob Bondurant. Gracias a las habilidades de Cooper y las virtudes de Ferrari, la primera carrera del 308 fue la más rápida de todo el día. Desafortunadamente, Cooper decidió abordar la colina por segunda vez, perdiendo el control y volcando el Ferrari, que cayó por un terraplén de 30 pies. El piloto salió ileso, pero el automóvil quedó gravemente dañado, Una vez transportado en camión a la Ferrari de San Francisco, Ramsey tuvo que decidir qué hacer a continuación.

La respuesta no se hizo esperar. Ramsey tenía vínculos tanto con el mundo de las celebridades como con el de las carreras. Vivía en la península de Monterey, donde sus vecinos y amigos incluían a James Garner, David Carradine, Paul Newman, Gene Hackman… todos interesados en las carreras y en los autos exóticos. Además, Ramsey ya había inscrito un equipo de tres Ferrari Daytona en las 24 Horas de Daytona de 1977, con Bobby Carradine y Newman entre los pilotos. El coche de Carradine se estrelló en los entrenamientos y no comenzó la carrera, mientras que el Ferrari de Newman terminó quinto en la general.

Con amigos famosos, un equipo de carreras y un Ferrari accidentado que no podía registrarse legalmente para circular por carretera en los EE. UU., Ramsey decidió convertir el 308 en un automóvil de carreras. A Newman le gustó la idea y accedió a competir con el Ferrari de Ramsey, inicialmente en las Series Nacionales de la SCCA y quizás más tarde en el campeonato IMSA. Así que dicho y hecho, el Ferrari fue reconstruido para su participación en competición. La construcción del coche fue encargada al equipo Phoenix Organization, que previamente había construido y asistido a los Shadow de Formula 1 y Can-Am. El coste de reparar y convertir el Ferrari en un coche de carreras ascendió a poco más de 16 000 dólares de la época, más de la mitad de lo que costaba un 308 nuevo.

Durante este proceso, poco quedó intacto. La carrocería de fibra de vidrio del Ferrari, por ejemplo, contaba con unas nuevas y más anchas aletas para cubrir las llantas BBS de aluminio de tres piezas con los correspondientes neumáticos lisos. El motor recibió nuevos pistones, árboles de levas y una cuidadosa reelaboración de la culata. El resultado fue un motor con unos 320 CV, superiores a los 243 CV del coche de calle. Se instalaron piezas especiales de Ferrari para las transmisiones, amortiguadores Koni más rígidos con muelles helicoidales, y frenos de disco Lockheed de competición. Por supuesto, el interior se reequipó con una jaula antivuelco completa, asiento de carreras Corbeau, arnés de carreras y un sistema de extinción de incendios.

Mientras, Ramsey estaba ocupado buscando un presupuesto para financiar el programa de carreras. Paul Newman en un Ferrari era una atracción imposible de resistir, y Budweiser se unió al proyecto. Así, el equipo "Pro Celebrity Racing" de Ramsey pasó a llamarse "Budweiser Racing", y finalmente el equipo Huffaker Engineering fue el encargado de dar apoyo técnico en las carreras, ya que los intereses del equipo Organización Phoenix estaban en otra parte, principalmente en la Fórmula 1. Después de pruebas limitadas, el coche, el equipo y el piloto principal estaban listos para la temporada de 1978.

La primera carrera de Newman en el Ferrari 308 Budweiser fue en Willow Springs, una pista en el desierto alto del sur de California. La carrera fue un evento nacional de las SCCA, y Newman se clasificó en la pole de la categoría B-Production. Cuando lideraba fácilmente la carrera, las cuatro ruedas comenzaron a perder aire, como resultado de haber sido montadas incorrectamente en las llantas BBS. Aun así, Newman logró un podio, en tercer lugar. La siguiente carrera fue en Summit Point, West Virginia. Newman nuevamente fue rápido en los entrenamientos, pero luego el motor falló, y sin un V8 de repuesto a mano, fue un viaje largo para nada.

Huffaker Engineering construyó un motor nuevo y Budweiser Racing pronto hizo otro viaje al este, a Nelson Ledges, Ohio, para otro evento nacional de SCCA. La carrera estuvo marcada por la lluvia, pero el Ferrari ya no tenía limpiaparabrisas, parte de su proceso de reducción de peso. No obstante, Newman obtuvo un quinto puesto. Sin embargo, a esas alturas las relaciones entre el propio Newman, Ramsey y Huffaker ya eran bastante tensas. Quedaba un evento para terminar la temporada de Ferrari, a disputar en el Mid-America Raceway de St. Louis. Este era un evento importante, ya que St. Louis es el hogar de Budweiser Brewing, y los empleados de la compañía asistieron para ver a "su" Ferrari y a Paul Newman correr y ganar. Pero no pudo ser. De nuevo, Newman conseguía la pole, y una vez más, Newman lideraba fácilmente la carrera. Pero el embrague falló, y Newman acabó declarando que el Ferrari era "basura". No lo era, por supuesto, pero la preparación del equipo y la suerte en las carreras fueron bastante inferiores a las esperadas.

Después de una extensa reconstrucción, el Ferrari se probó en el circuito de Riverside como preparación para la temporada de 1979. Sin embargo, intervinieron demasiados factores externos y la carrera deportiva del 308 terminó abruptamente. Pero su historia ciertamente no lo hizo. ¿Qué pasó? Por un lado, el Ferrari se había quedado mucho más tiempo del legal desde su llegada a los Estados Unidos. Ramsey había importado el automóvil con una exención de seis meses, un período que había expirado varios años antes, y los agentes de aduanas de EE. UU. confiscaron el 308 en el peor momento posible: en una importante fiesta de patrocinadores con el Ferrari en el centro del escenario. Y además, luego resultó que, después de todo, era posible que el Ferrari no fuera de Ramsey. Ramsey tenía al menos un socio en Pro Celebrity Racing, y ese socio había vendido su participación en el 308 a una empresa de arrendamiento. Otras personas también afirmaron que ellos también tenían intereses de propiedad sobre el automóvil o el equipo, y todo terminó en los tribunales. Eventualmente, hubo más de 20 partes —entre individuos y empresas— involucradas en las demandas y reconvenciones. En este punto, la historia del 308 se vuelve más adecuada para una revista de derecho que para una revista de coches, pero el resultado fue que el Ferrari se quedó en un garaje, deteriorándose en su remolque, durante casi diez años.

Ya en 1988, un entusiasta del sur de California y piloto llamado Doug Mockett pudo comprar el Ferrari Budweiser. Debido a que había estado encerrado, el 308 estaba completo, aunque un poco deteriorado. Mockett hizo restaurar completamente el Ferrari tal y como había corrido con Newman, y lo puso a la venta. Después de un tiempo, el Ferrari finalmente encontró un hogar con John Goodman, un hombre de negocios de Seattle. Goodman era un coleccionista y piloto de Corvette, pero también tenía una pequeña colección de Ferraris inusuales, y el Newman/Budweiser fue el complemento perfecto. Y no solo eso, sino que con su propio taller de preparación y restauración de carreras, Goodman Racing, dirigido por Walter Gerber, un expatriado suizo que, como jefe de equipo, ganó las 12 Horas de Sebring en 1987 y 1988, prepararon el automóvil para competir en la serie Shell Historic Challenge de Ferrari. En 2005, Goodman y el Budweiser Ferrari lograron el éxito que Newman nunca tuvo, la victoria en una pista de carreras. Goodman comenzó la temporada con un segundo lugar en el Cavallino Classic, para luego obtener cinco victorias consecutivas en su clase en el California Speedway en Fontana, Las Vegas Motor Speedway, Le Circuit en Mont Tremblant en Quebec, Lime Rock Park en Connecticut y Road America en Wisconsin.

Es posible que el Ferrari Budweiser nunca lograse el éxito previsto por Ramsey y Newman, pero tampoco fue un fracaso.

SpotModel recomienda este producto exclusivamente para modelistas y coleccionistas profesionales con experiencia. Mantenga las precauciones oportunas ya que este producto no es un juguete, puede ser tóxico y/o peligroso. Mantenga alejado de los niños. No está permitido su uso a menores de 14 años.

3.0

Valoración global:

Click para filtrar
Sensacional
0 (0%)
Destacable
0 (0%)
Normal
1 (100%)
Leves defectos
0 (0%)
Defectos serios
0 (0%)
 Olivier P.

Sin comentario.

Arena Modelli, afincada en Italia, está especializada en maquetas de resina con piezas en metal blanco a escala 1/43 y 1/24. Su catálogo se centra principalmente el versiones de rallye, aunque también dispone de espectaculares versiones de circuito. Su oferta, con infinidad de versiones, lo hace ideal para aquellos a los que nos gusta construir modelos "no tan vistos".
Bajo pedidoBajo pedido
Fecha estimada de envío: 12 de julio de 2024

95.29€

78.75€

$84.37 £66.52 ¥13453.65 AU$126.86
 

Imágenes adicionales del producto (haz click para aumentar):

Image 1: Ferrari 308 GTB Equipo Ramsey Racing patrocinado por Budweiser - SCCA Trans-American Championship 1978 | Maqueta de coche en escala 1/43 fabricado por Arena Modelli (ref. ARE1250)